¿Por qué levantamos nuestras manos?

Alzar las manos tiene un significado mucho más profundo que el solo hecho de hacerlo, muchos podrán imitarlo o simplemente lo hacen por fe, y está bien hacerlo por fe, pero este es el momento y el espacio para que conozcan la verdadera manifestación de levantar nuestras manos al señor.

¿POR QUÉ LEVANTAMOS NUESTRAS MANOS EN ALTO?

Dios desea que los hombres levanten manos santas para demostrar su rendición y dramatizar sus oraciones.

Alzad vuestras manos al santuario, Y bendecid á Jehová. Salmos 134:2

Dios desea que nuestras manos estén limpias, sean santas, y sin la contaminación del derramamiento de sangre y ganancias deshonestas.

Así te bendeciré en mi vida: En tu nombre alzaré mis manos. Salmos 63:4

Levantar las manos es una demostración del ofrecimiento de nuestro corazón al Señor en total rendición para que su Torah, Su Ley, sea escrita en el.

Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar, levantando manos limpias, sin ira ni contienda. 1Timoteo 2:8

Cuando elevamos nuestros corazones en oración, tenemos también que elevar nuestras manos como una demostración de nuestra redención externa e interna a Dios. Las manos en alto son una demostración común de la entrega que uno hace de su fuerza y poder finito, a la infinita fuerza y poder de Dios.

Cuando levantamos nuestras manos ante el Señor, estamos haciendo una demostración de la entrega de nuestra voluntad humana a Jesucristo para ser crucificada sobre su Cruz.

B.R. Hicks,  La Adoración Verdadera en las Demostraciones del Espíritu.