¿Por qué aplaudimos?

https://i2.wp.com/ugc.kn3.net/i/origin/http://1.bp.blogspot.com/-JAFJQN5qQ44/ThKGUavQpxI/AAAAAAAAAOY/gNHUGLb4uq8/s1600/8C7J4024+aplaudan+aplaudan+no+dejen+de+aplaudir.jpg?resize=231%2C193&ssl=1Cuando uno inicia su camino cristiano siempre vamos viendo que hay cosas nuevas que en el mundo hacíamos pero para alguien o algo, sin embargo muchas personas no entienden por qué hacemos lo que hacemos en nuestras iglesias. Una de ellas es ¿por qué aplaudimos? Y muchos en su caminar con Dios lo hacen por simple imitación o porque creen que a Dios le agrada que lo hagamos. Y en parte si le agrada a Dios que lo hagamos, pero veamos las bases de esta demostración.

¿POR QUÉ PALMEAMOS?

Dios ordenó a Su pueblo palmear las manos como una demostración de Su poder para darles victoria triunfante sobre las fuerzas del enemigo.

Pueblos todos, batid las manos; aclamad a Dios con voz de júbilo. Salmo 47:1

La palabra de Dios nos ordena batir nuestras manos como una demostración agradecida de nuestro gozo y satisfacción por lo que Dios ha hecho por nosotros.

Porque con alegría saldréis, y con paz seréis vueltos; los montes y los collados levantarán canción delante de vosotros, y todos los árboles del campo darán palmadas de aplauso. Isaías 55:12

Cuando el pueblo de Dios salió de Babilonia por gracia de Dios, ellos siguieron adelante con gozo, paz y en triunfo. Su viaje al hogar sobre las montañas y colinas fue agradable, y toda la creación de Dios demostró su gozo y alegría por el regreso de Israel a la tierra de Canaán.

Los ríos batan las manos; los montes todos hagan regocijo delante de Jehová. Salmo 98:8

https://i1.wp.com/www.curiosfera.com/wp-content/uploads/2016/08/olas-del-mar.jpg?resize=286%2C190Cuando el reino de Jesús se establezca en la tierra, Dios ordenara que aun los ríos batan sus manos levantando sus olas en regocijo con Sus santos. Las palabras hebreas para aplaudir son TAW-KAH y MAW-KHAW, significando hacer ruido, palmear, hacer resonar, impulsar, tocar, lanzar, amarrar, tirar, golpear, impeler, frotar o golpear las manos juntas en triunfo; esto quiere decir “estar lleno con o expresar gozo extremo, regocijo”.

Un niño pequeño en el ámbito natural bate sus manos para expresar su gozo y alegría. De la misma manera un creyente lleno del Espíritu bate sus palmas como una demostración de gozo y la victoria que son suyos por causa del Calvario. Las manos de Cristo fueron clavadas en la Cruz para liberar nuestras manos en victorioso aplauso de alabanza a Él. El merece nuestro aplauso, expresiones de adoración y honor.