LA HOMOSEXUALIDAD

¿Qué significa homosexualismo u homosexualidad?

Del griego ὁμο, homo “igual”, y del latín sexus “sexo” Es una orientación sexual y se define como la interacción o atracción sexual, afectiva, emocional y sentimental hacia individuos del mismo sexo.

¿Cuál son la causa de esta conducta?
No existe como tal una causa determinan y ?nica, sino una serie de factores que pueden influir, sin embargo, al final, es el libre albedrío lo que determina cada acto que practicamos.

Algunos factores son:
 Una tendencia hereditaria, pues se especula de la existencia de algún “gen de la homosexualidad”
 Conductas de familiares o amigos cercanos (influencia)
 Alteraciones hormonales
 Desintegración familiar (madres cabeza de familia)
 Abuso sexual
 Prácticas sexuales incorrectas (masturbación, sexo anal, etc.)

¿Qué dice Dios acerca de la homosexualidad?
Nos apegamos a la Biblia como lo que Dios nos dice, pues en ella ha plasmado sus pensamientos de vida para nosotros; y con respecto a este tópico, podemos decir que como tal, no se menciona la palabra “homosexualismo” u “homosexualidad”, sin embargo, si se hace alusión a ello.

Dios nos hace ver en diferentes citas, que la práctica sexual entre una pareja del mismo sexo, para él, son abominación, es algo incorrecto y una blasfemia contra él, pues en su creación, formó a la pareja humana, compuesta por un hombre y una mujer, estableciendo así, de manera implícita, el orden debido para una familia y para su reproducción.

Dios instituyó que fuese la mujer quien pudiese concebir, y al hombre le dio el engendrar, si hubiese querido algo diferente, él mismo lo habría hecho, pues él puede hacer todo, mas no fue así.

Levítico 18:22
“No te acostarás con varón como acostarte con una mujer, porque esto es abominación

Levítico 20:13
“Si se acuesta varón con varón o mujer con mujer, ambos habrán cometido abominación

¿Por qué existe?
No olvidemos que como humanos, a pesar de que Dios nos dice lo que debemos o no hacer, porque le interesa nuestra vida, nos ha dado el libre albedrío, nos da la libertad de escoger, de decidir siempre entre hacer o no hacer determinada cosa. Es pues que si existe la homosexualidad, es debido a que el individuo elige cada día, ser o tener esa conducta, conducirse de determinada forma y buscar o reunirse con ciertas personas con las que tiene afinidad en pensamientos e ideales.

La Biblia nos muestra que cuando una persona decide hacer lo malo, aún sabiéndolo, Dios lo deja conducirse por ese camino, no lo forza a lo contrario. Quien practica la homosexualidad o tiene alguna otra práctica sexual incorrecta ante los ojos de Dios, ofende a Dios pero también deshonra su propio cuerpo sin saberlo.

Romanos 1:22-27
“Diciéndose ser sabios, se hicieron fatuos, Y trocaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible. Por lo cual también Dios los entregó á inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de suerte que contaminaron sus cuerpos entre sí mismos: Los cuales mudaron la verdad de Dios en mentira, honrando y sirviendo á las criaturas antes que al Criador, el cual es bendito por los siglos. Amén. Por esto Dios los entregó á afectos vergonzosos; pues aun sus mujeres mudaron el natural uso en el uso que es contra naturaleza: Y del mismo modo también los hombres, dejando el uso natural de las mujeres, se encendieron en sus concupiscencias los unos con los otros, cometiendo cosas nefandas hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la recompensa que convino á su extravío.”

En efecto, el humano con fin de satisfacer el placer de su cuerpo, ha desobedecido la ley de Dios. Hombres se acuestan con hombres y mujeres con mujeres, ello es totalmente una alteración del plan de Dios.

Ciertamente influyen los factores comentados al inicio, sin embargo, la decisión de nuestras conductas, la tomamos todo el tiempo, no podemos culpar a las circunstancias. El secuestrador pudo haber tenido una infancia de violencia, de abuso sexual, mas ello no justifica su delito, el ladrón pudo haber tenido una familia de ladrones, puede tener una gran necesidad económica, pero eso no justifica sus actos. De igual forma, las circunstancias pueden orillarnos a tomar determinado camino pero al final, debemos tomar en cuenta la voluntad de Dios para decidir.

El pecado nos lleva a más pecado, la homosexualidad, a más depravación sexual, y se suma un orgullo de rebeldía.

¿Qué sucede con alguien con tendencias homosexuales?
Cuando Dios da un estatuto, nos dice el porqué, Dios no es un ser irracional o caprichoso, si nos indica hacer algo, nos dice el beneficio que obtendremos por ello, y cuando nos dice que no hagamos, también nos dice la razón, lo que evitaremos y sus consecuencias, en algunos casos, hasta el castigo, porque Dios es un Padre que buscando lo mejor para nosotros, también castiga la desobediencia.

1a Corintios 6:9
“O no saben ustedes que los inicuos no heredarán el reino de Dios, No se engañen: no los fornicarios, ni los idolatras, ni los adúlteros, ni los depravados, ni los que se echan con varones heredarán el reino de Dios”

Podemos ver que Dios no permitirá la entrada a Su reino, a quien con pecado llegue.

1a Timoteo 1:8-10
“Pero sabemos que la ley es buena si uno se conduce conforme a la ley, sabiendo que la ley no fue instituida para los justos, sino para los inicuos, para los rebeldes, para los impíos, para los pecadores, para los perversos, para los impuros, para los que agravian a sus padres y a sus madres, para los homicidas, para los fornicarios, para los que se echan con varones, para los secuestradores de hombres nobles, para los falsos, para los perjuros, y para todo lo que sea contrario a la sana doctrina”

Dios también condena el travestismo (El travestismo consiste en utilizar la vestimenta y complementos socialmente delimitados para el sexo opuesto en hombres o mujeres)

Deuteronomio 22:5
“La mujer no se vestirá con ropa de hombre, ni el hombre se vestirá con ropa de mujer, porque todo el que haga estas cosas es abominable para Jehová”

1a Corintios 11:14
“No les enseña la naturaleza misma que si el varón se deja crecer el cabello, le es deshonroso”

La misma “lógica”, “sentido común”, nos muestra que hombres y mujeres utilizamos y debemos utilizar un tipo de ropa diferente para cada sexo. Fuera de una limitación un tanto caprichosa, que Dios nos hace, es incluso una forma en la que Dios dignifica nuestros cuerpos con la identidad sexual con la que los creó.