Mensaje de IMEC San Pablo

Queridos hermanos, tras la situación de angustia, incertidumbre, tristeza y devastación que atraviesa nuestro país a causa del terremoto que nos sacudió ayer 19 de Septiembre, no olvidemos que nuestro Señor Jesucristo nos ha llamado a ser “la sal de la Tierra” (Mateo 5:13 Vosotros sois la sal de la tierra; y si la sal se perdiere su sabor ¿con qué será salada? No vale más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.), por lo que es el momento de hacer la diferencia, de infundir un mensaje de paz, esperanza y salvación en Cristo Jesús a aquellos que están en angustia, pánico o incertidumbre; levantemos una oración por aquellos que han perdido sus bienes materiales o, en el peor de los casos la vida de algún familiar; levantemos una oración por México, que Dios perdone nuestros pecados como nación y tenga misericordia de este pueblo.

Es momento de hablar de Cristo a nuestros familiares, amigos o vecinos, de compartirles de La Paz que Él puede dar: Juan 14:27 La paz os dejo, mi paz os doy; no como el mundo la da, yo os la doy. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo., que la salvación solo viene de Él: Hechos 4:12. Y en ningún otro hay salud; porque no hay otro nombre debajo del cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.

Seguramente aunque creemos en el Señor, como seres humanos no podemos evitar sentir miedo, pero recuerden: “EN EL DÍA QUE TEMO, YO EN TI CONFÍO” Salmo 56:3

Permanezcamos en oración y gratitud, y en nuestra boca alabanza; compartiendo y dando testimonio de La Paz que viene de nuestro Señor Jesucristo.

Apocalipsis 14:12 Aquí está la paciencia de los santos; aquí están los que guardan los mandamientos de Dios, y la fe de Jesús.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *